5 usos NO musicales de Spotify… ¡Hay hasta pornografía!

A pesar de toda la polémica relacionada con los derechos y las compensaciones a autores, cabe decir que como usuarios nos encanta Spotify. El servicio de música en streaming dispone de un catálogo de más de 30 millones de pistas, a tu alcance en pocos clics. Pero, ¿puede haber algo más que canciones? En Musicotec, nos interesamos por el asunto y encontramos los siguientes servicios de Spotify que van más allá de la música:

1. Relajarse en la naturaleza: ¿Vives en una ciudad gris y aburrida? ¿Quieres huír del calor y acercarte al mar? ¿Alguna vez has echado de menos encontrarte en medio de una tormenta tropical? Spotify ofrece numerosas listas para escuchar sonidos de la naturaleza. Todo un descubrimiento para los que queremos huir aunque sea unos minutos del ajetreo de la ciudad y sentirnos como orangutanes en algún lugar de la jungla.

2. Aprender idomas: ¡Ya no quedan excusas para no hablar Inglés, Alemán, Griego, Árabe o Swahili! Spotify cuenta con una interminable lista de idiomas para aprender, siguiendo clases que van de los diez minutos a la hora. Con eschuchar una sola pista al día, ¡puedes aprender un nuevo idioma en semana! Así que, repite conmigo: “Hiii-niii-injaaa-Keniaaa”.

3. Solfeo: Si es que hoy en día no tenemos ni tiempo para pararnos y aprender. Pero no hay problema, podrás escuchar clases de solfeo en formato audiolibro mientras haces otras cosas. Pero recuerda, ¡no solfees y conduzcas!

4. Orgasmos: Sí, has leído bien. Y no estamos hablando de escuchar un solazo de John Petrucci de Dream Theater encima de un compás 7/4. Estamos hablando de todo tipo de actos sexuales grabados y colgados para que los puedas admirar. El álbum que ponemos a continuación tiene 10.000 oyentes mensuales, siendo Oslo la ciudad dónde más se escucha. ¡Pero cuidado! Pónte los cascos, ¡o se enterará todo el mundo!

5. Reírse un rato: En Spotify se pueden encontrar interminables listas de chistes y monólogos. Una gran forma de alegrar tu día. Recuerda que si vas riendo mientras corres, parecerás un loco que está huyendo de una bomba que acaba de fabricar. Pero eso también tiene su gracia. ¿Saben aquél que diu…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *